Masacre de Fátima

Verdad

Luego de ocurrida la Masacre, el gobierno militar por intermedio del Ministerio del Interior emitió un comunicado en el que repudió el hecho y lo atribuyó cínicamente a “la demencia de grupos irracionales que con hechos de esta naturaleza pretenden perturbar la paz interior y la tranquilidad del pueblo argentino”. A su vez, expresó la firme voluntad de “esclarecer el hecho y sancionar a los responsables”.

Notas periodísticas en 1976

Como también ocurrió con los otros miles de crímenes y aberraciones cometidos por este gobierno de facto, hubo que esperar la llegada de la democracia para conocer la verdad, comenzar el trabajo de identificación de las víctimas y juzgar a todos los responsables.

En 1985 en el marco del Juicio a las Juntas el equipo argentino de Antropología Forense exhumó los 25 cuerpos sin identificar, pero poco después la sanción de la ley de obediencia debida archivó el expediente y detuvo los procesos iniciados.

En 1998, una presentación judicial de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos de La Plata permitió el inicio de los llamados “Juicios de la Verdad”, que si bien por la vigencia de las leyes de punto final y obediencia debida no permitían juzgar a los responsables de los delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura, al menos permitieron seguir conociendo lo ocurrido con las víctimas.

Fue entonces que comenzaron a realizarse las correspondientes pruebas de ADN de los cuerpos de Fátima, lo cual permitió hasta el momento la identificación de 11 víctimas.

1985: Comienza el trabajo del equipo argentino de Antropología Forense


Testimonio de Patricia Bernardi, Co-Fundadora del Equipo de Antropología Forense